Ignacio Ambriz, un técnico sin brillo