Hypervenom II, el secreto de los goleadores