¿Qué haces si se aproximan los penales y tu arquero no es el más idóneo para atajarlos? Si tienes un as bajo la manga, todo se resuelve.