El uruguayo Luis Suárez intentó dañar al italiano Giorgio Chiellini de una manera desleal, pero no calculó que él sería el principal perjudicado.