España llegó al Mundial de 2014 con muchos deseos de defender su corona. Pero fue solo eso, deseos, y se marcharon con la cola entre las piernas.