Después de que Neymar salió lesionado ante Colombia, Brasil se derrumbó en pedazos. Fue como un efecto dominó, una destrucción mutua.