En 1998 la cabeza de Zidane lo llevó a gloria de los Mundiales. Ocho años después, en su último día, también la cabeza lo liquidó.