Ante Inglaterra en el Mundial del 2002 vivió diez minutos dramáticos. Del gol de su vida a la expulsión que lo arriesgó todo.