Los ticos llegaron a Brasil 2014 como la presa fácil del grupo, pero su hazaña más grande no pudo ser.