Hasta mayo de 1998 en tres años seguidos: Tres jugadas, tres perdidas. Zidane creía ser el foco de la mala suerte. Él mismo tumbó el mito.