El 22 de junio del 1986 ante Inglaterra marcó un antes y un después. Primero por su picardía, luego por su incomparable genialidad.