El Tri tenía viva la ilusión, pero una trampa los condenó a la misma tragedia que han vivido por 30 años.