España llegó a la final del Mundial 2010 tras haber perdido y sufrido en el camino. Pero había una generación y un estilo dispuesto a la gloria.