Horarios

Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:30 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST

Roberto Baggio y el peor día de su carrera en Estados Unidos 94: La Historia del 10

MIAMI, Florida. - Roberto Baggio es considerado uno de los mejores futbolistas italianos de la historia, con la Squadra Azzurra obtuvo el tercer lugar en Italia 90 y el subcampeonato en Estados Unidos 94. El delantero italiano se destacó por su técnica, su predilección por el fútbol de toque y su juego alegre e imaginativo.
 
“Il Divino” Baggio anotó 27 goles en 56 partidos con Italia y se convirtió, junto a Paolo Rossi, en el único jugador italiano que ha disputado y anotado en tres mundiales, con un total de 9 goles. Pero a diferencia de su legendario predecesor, Baggio jamás consiguió un título con su selección.
 
 
Baggio jugó con Italia, anfitriona del torneo, en el Mundial de 1990 con el rol de suplente ya que el director técnico italiano, Azeglio Vicini, prefería la veteranía de Gianluca Vialli (21). Pero Roberto Baggio (15) aprovecharía bien sus apariciones para exhibir su gran talento y posteriormente ganarse la titularidad, ante las crecientes críticas al respecto de la reticencia de Vicini de ponerlo en el terreno de juego más asiduamente. 
 
 
Durante Italia 90, “Roby” formó una muy buena pareja junto a Salvatore Schillaci (19) y anotó en tres ocasiones: en la victoria por el tercer puesto ante Inglaterra, tras robarle el balón a Peter Shilton (1); contra Argentina, campeón defensor, en la tanda de penales de las semifinales; y en la victoria por 2-0 sobre Checoslovaquia en la fase de grupos. 
 
 
Tras una pared corta con Giuseppe Giannini (13) en la banda izquierda, Baggio emprende una carrera desde el centro del campo dejando a varios jugadores en el camino: Vladimir Kinier (15), Tomas Skuhravy (10), Ivan Hasek (4), finalmente engancha al defensor Miroslav Kadlec (3) con una finta y la manda a guardar más allá del portero Jan Stejskal (1). Ésta última anotación fue catalogada como el “Gol del Mundial” e incluso produjo comparaciones con Giuseppe Meazza. Más adelante, también fue elegida como el séptimo mejor gol de la historia de la Copa del Mundo en una encuesta de la FIFA. 
 
 
Luego de quedar en tercer lugar en su propio patio, “La Nazionale” llegaba a Estados Unidos 94 con una insaciable sed de título y un más experimentado Roberto Baggio, indiscutible líder del fútbol de su país. Sin duda alguna se esperaba que “Il Codino” fuese una de las estrellas no sólo de Italia, sino del Mundial. No obstante, el inicio de “Los Azzurri” en el campeonato fue un verdadero desastre. 
 
Tras caer por la mínima diferencia ante Irlanda en su primer partido en el Giants Stadium de New Jersey; Italia apenas logra derrotar a Noruega en un segundo encuentro en el cual Baggio parecía estar más inspirado. Pero el destino haría del las suyas y el portero Gianluca Pagliuca (1) era expulsado por tocar el balón fuera del área, ante esto Arrigo Sacchi, director técnico italiano, decide ingresar a Luca Marchegiani (12) para reemplazarlo, y sacrifica a Roberto Baggio (10), en lo que generó una acalorada protesta de la afición. Posteriormente, Baggio declararía que Sacchi estaba "loco".
 
 
Mas la decepción italiana continuaría en su último partido de grupo cuando empataban a un gol con México. La tradicional Italia pasaba a la siguiente fase como mejor tercera de su grupo bajo un fuerte bombardeo de la prensa. Pero “Il Divino” Baggio encontraría la luz durante los siguientes tres partidos, agrandándose como un coloso con cinco goles y mostrando el camino a sus compañeros hasta la gran final. 
 
 
Después de ir perdiendo durante la mayor parte del partido, Roberto anotó dos en los Octavos de Final para derrotar a Nigeria por 2-1 en el Foxboro Stadium en Boston. Su primer gol del partido fue a dos minutos del final tras recibir un pase de Roberto Mussi (8) al borde del área, luego conseguiría el de la victoria con un penal en la prórroga.
 
 
En Cuartos de Final, Baggio conseguiría otro gol decisivo, faltando tres minutos para el final el partido estaba empatado a un gol cuando Baggio recibe el balón de Giuseppe Signori (20), entonces realiza un regate frente al portero de la Selección de España, Andoni Zubizarreta (1), para finalmente marcar fuera de balance y desde un ángulo muy cerrado.
 
 
Con un disparo con curveado y una media volea el prolífico delantero la mandaría a guardar dos veces más en las semifinales, dejando a Bulgaria relegado al partido por el tercer puesto ante Suecia, y poniendo a Italia en la final de la Copa del Mundo por primera vez en 12 años.
 
 
Después de tironearse un tendón ante los búlgaros, Baggio no se habría recuperado completamente para la final contra Brasil en el Rose Bowl de Pasadena. Pero incluso a pesar de ser mucho menos dominante que en partidos anteriores, puso a prueba las habilidades del portero brasileño Claudio Taffarel (1) varias veces, además de generar un par de ocasiones de peligro para sus compañeros de equipo. 
 
 
Tras 120 minutos de juegos el partido terminaba sin goles, la gran final tendría que ser definida desde los 12 pasos. El primero en cobrar es Franco Barsei (6) quien increiblemente la manda afuera. Pero los europeos vuelven a respirar cuando Gianluca Pagliuca detiene el disparo de Marcio Santos (15). Entonces anota Demetrio Albertini (11), seguido por Romario (11), luego Alberigo Evani (17), luego Branco (6). La tanda de penales está empatada a dos cuando Cláudio Taffarel (1) le devuelve el favor a los italianos bloqueando el tiro de Daniele Massaro (19), a lo que siguió una anotación del capitán brasileño Dunga (8).
 
 
Último disparo de Italia. La máxima gloria o una vergonzosa derrota recaen sobre los hombros de “Il Divino” Baggio. El delantero posiciona la pelota sobre el césped y camina hacia atrás. El tiempo se detiene por un segundo, suena el silbato de Sandor Puhl y el italiano toma carrera. Tras siete pasos, con la pierna derecha, Baggio impacta con potencia el balón pero su disparo se va por encima del travesaño y "La Verdeamarelha" su cuatro título en uno de los momentos más inquietantes de la historia de las Copas del Mundo.
 
 
Posteriormente Roberto Baggio calificó el error como el peor momento de su carrera, afirmando que lo afectó durante años. Pero luego reflexionó diciendo que “los penales sólo son fallados por aquellos que tienen el coraje de patearlos”. 
 
 
     *Sígueme en Twitter: @HernandoVisbal
 
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
 
 
 
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!