Tras conquistar el Masters de Augusta, el golfista estadounidense empezará a cambiar esos amargos recuerdos.