El golfista estadoundense volvió a la élite de de este deporte al proclamarse campeón del Masters de Augusta 2019.