Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Martín Onti: El tsunami Hideki

Golpeó por primera vez un japonés la puerta mayor de la historia del golf. Hideki Matsuyama ha desobedecido, bajo circunstancias especiales, las preferencias que las normas preestablecidas generaron en este deporte. En el omnipresente Masters de Augusta, las condicionantes de este complicado presente terminaron vistiendo con la tradicional chaqueta verde al primer asiático que inscribe su nombre en un ambiente que, hasta ahora, era solamente propiedad del firmamento occidental.
 
Podría decirse que el código de Hammurabi acaba de ser violado en el contexto del golf. Matsuyama ha transgredido la exclusividad de un juego para transformarlo en lo normal y corriente que debe ser un deporte. A sus 29 años, el proceso detrás de las cortinas del glamour ha sido particular para el golfista nipón, venciendo el entorno propio y ajeno que contempla alcanzar un objetivo especial. Tras las cuatro jornadas celebradas en Augusta, Georgia, la tan ansiada casaca verde representó un Tsunami en tierras estadounidenses sobre el orgulloso torso de Hideki Matsuyama.
 
En la alta competencia, la presión suele jugar en contra de quienes no son de antemano los elegidos. Mencionábamos al soberano babilonio, Hammurabi, que en el 1776 AC establecía categorías establecidas para ser aceptadas por los hombres en un orden imaginario que no debía ser contradicho sin el castigo consecuente. Matsuyama, como tantos otros, educado bajo estos conceptos, decidió finalmente sentenciarlos en uno de los mayores eventos que celebra este deporte.
 
Augusta, uno de los cuatro mayores circuitos golfísticos, siempre se viste de largo para la ocasión, y no fue menos en esta edición del torneo que concluyó este domingo. La victoria del japonés entró ayer de lleno en los anales históricos no sólo del golf, sino además en el de los confines de nuestra nueva normalidad. Un modernizado estamento deportivo ha llegado para quedarse con el triunfo del asiático, demostrando que las estadísticas deberán comenzar a juzgarse de manera diferenciada ahora.
 
El Masters de Augusta nos ha dejado material para el aprendizaje. Al margen del incuestionable y grato festejo de Hideki Matsuyama, han quedado detalles para, al menos, observar situaciones paralelas a una realidad con imposición de nuevos códigos. Un inesperado segundo lugar del novel Will Zalatoris acompañó la celebridad del tsunami Hideki entre algunos otros viejos roqueros que nunca mueren.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!