Horarios

Martín Onti: Aburguesarse en la gloria

Qué tan lógico puede ser, tras una gran conquista, entregarse a la confianza de haber conseguido un objetivo soñado y abandonarse a la suerte que se piensa el destino nos tiene reservado para siempre. Ese cuestionamiento se observa constantemente en la mayoría de los seres humanos quienes, tocados por lo ocasional de un triunfo, no entienden que a diario uno debe recordarse a sí mismo que nadie nos regala nada.
 
Sucede en la vida cotidiana, pero es en el deporte donde quizás mejor lo podamos palpar por la exposición del mismo. Dormirse en los laureles más de lo aconsejable, y en estos tiempos de exitismo, puede resultar calamitoso para quienes caen en este tópico.
 
Dos semanas atrás, España vivió con el golf, y con la consagración de Jon Rahm, una instancia que permite sacar a colación este tema. En el Memorial Tournament, en el exigente campo de Muirfield Village de Ohio diseñado por Jack Nicklaus -el jugador de golf más legendario de la segunda mitad del siglo XX- pudimos ver cómo nuestro ‘Rahmbo’ se constituía en el nº1 de este deporte, aún, un tanto clasista.
 
Sin embargo, este fin de semana en Memphis, Tennessee, confiarse en las estadísticas le significó a Jon Rahm volver a masticar las uvas del disgusto. La pésima actuación del golfista vasco -estudió en la Universidad de Arizona, EE.UU., donde le apodaron 'Rahmbo'- le permitió a Justin Thomas arrebatarle el puesto al mejor jugador de este deporte en el mundo y hundir al golfista vasco en los recuerdos de su controversial conducta.
 
Puede que el momento histórico por el que la humanidad atraviesa en la actualidad, sea parte del problema, pero el torneo de Muirfield Village ha dejado expuestos a varios jugadores en sus comportamientos, donde sólo la alegría de un buen golpe puede calmar la angustia del juego cuando este no pasa de ser regular.
 
La derrota sirve en ocasiones para entender que no sólo cada día es diferente, sino que aburguesarse en la gloria no es lo más aconsejable. Jon Rahm, quizás, haya vuelto a beber de la realidad y es bueno que esto le sirva de ejemplo, a él y a muchos de quienes comparten un campo de golf con quien fuera el agraciado nº1 del planeta durante ‘eternos’ 14 días.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!