Es la segunda vez en su historia que el equipo carioca juega la Serie B de Brasil.