Jugadores de talla mundial decidieron poner fin a su exitosa trayectoria en el balompié justo en el mismo año. Totti es el más recordado, pero hay más.