El delantero llegó a su nueva casa en Phoenix, Arizona, donde fue bien recibido por la afición local.