Una avalancha humana en uno de los portones del Estadio Nacional de Tegucigalpa se llevó la vida de cinco aficionados.