El italiano se ganó el respeto de grande figuras del balompié mundial, tanto como jugador y como entrenador, es catalogado como el mejor del mundo.