Horarios

Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Vie.Oct.09 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Martín Onti: Universalidad futbolística

Martín Onti: Universalidad futbolística

MADRID, España.- En el mundo de las urgencias contemporáneas, todo parece tener validez. El cuarto poder, en su vorágine de comunicar, no mide la magnitud de las consecuencias que conlleva. Las noticias y las imágenes deben llegar primero porque de ello depende el éxito de una empresa. Lo que sucede aquí debe ser absorbido en la punta opuesta del planeta como resultado de una inversión. Eso es lo que finalmente cuenta y de lo cual habría que buscar una manera de aprovechar su ingerencia.

Estas pasadas semanas, la ferocidad humana en los campos de juego alrededor del mundo han servido de testigo para reconocer una verdad preocupante y, conociendo esto, mal haríamos en quedarnos con lo superficial sin ahondar en las profundidades de un problema que deberíamos razonarlo poniéndonos a favor de un punto final en la violencia que llega a generar un evento deportivo.

 

Hoy los medios de comunicación, que nos llevan a velocidades supersónicas de un lugar a otro, nos permiten conocer al instante lo que sucede a miles de kilómetros sin movernos de casa. Los hechos, palpables en la realidad, deberían, gracias a ello, ser corregidos con mayor celeridad y conocimientos de causa.

Teniendo la información como cúmulo de pruebas, se puede, de esta manera, conocer lo que pasa en un encuentro de juveniles en las Islas Canarias, en la Isla de Mallorca o el Principado de Andorra, como si sucediera en un partido de mayores en la Isla de Córcega, o en un lugar más alejado aún como fue el estadio Mario Kempes en la provincia de Córdoba, Argentina, donde se disputaba el clásico de la ciudad entre Belgrano y Talleres -algo así como interpretar que juegan el Real Madrid y el Atlético de Madrid- y tomar medidas límites para encontrar soluciones. 

Si la barbarie  -permítaseme el sarcasmo- fue consentir impávidos a los encontronazos entre padres, aficionados y jugadores en algunos de estos cotejos, con peleas entre ellos en las gradas, o ingresos de hinchas a intentar agredir a futbolistas rivales aquí en Europa, lo sucedido en Argentina vuelve a pasar una vez más la barrera de lo permisible.

Sobre todo en un país señalado por el salvajismo feroz que denuncia su historia, que se inicia en el año 1922 en una discusión entre dos espectadores que termina cuando Francisco Campá, protesorero de Newell’s Old Boys de Rosario, mata de un balazo a Enrique Battcock, obrero ferroviario y ex jugador y ex dirigente de Tiro Federal, hasta el día de hoy en que Emanuel Balbo, seguidor de Belgrano de Córdoba, falleció en una cama de un hospital por haber sido arrojado al vacío por supuestos compañeros de la misma divisa y eludiendo ser la víctima fatal que incremente la lista de los casi 300 muertos en el fútbol de Argentina.

En una época en que poco parece importar el lugar donde sucede un hecho violento, la universalidad de los medios tiene que servir de ayuda para recoger información que permita terminar con la violencia en el fútbol erradicando a los culpables… a todos y a cada uno de ellos.

Sígueme en Twitter en @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!