Horarios

Mar.Ene.18 2:30 PM EST
Mié.Ene.19 2:00 PM EST
Vie.Ene.21 2:30 PM EST
Sáb.Ene.22 7:00 AM EST
Sáb.Ene.22 9:30 AM EST
Sáb.Ene.22 12:00 PM EST
Sáb.Ene.22 5:55 PM EST
Dom.Ene.23 8:00 AM EST
Dom.Ene.23 11:00 AM EST
Jue.Ene.27 6:00 PM EST
Jue.Ene.27 6:30 PM EST
Jue.Ene.27 8:00 PM EST
Jue.Ene.27 9:00 PM EST
Dom.Ene.30 2:30 PM EST
Dom.Ene.30 5:00 PM EST
Dom.Ene.30 7:00 PM EST
Mié.Feb.02 6:30 PM EST
Mié.Feb.02 9:00 PM EST

Martín Onti: Premiaciones

Nadie duda de los merecimientos, ni tampoco de los galardones que estos proporcionan, sin embargo hay que comprender la delgada línea que existe entre las conveniencias y las obligaciones. Hay intereses que no están desentendidos del resultado final porque para eso se invierten cantidades hasta ridículas en el patrocinio de eventos, clubes y deportistas. La competencia es necesaria pero a la hora de levantar un trofeo, el aporte económico debe verse recompensado.
 
 
Sucede en casi todos los deportes profesionales donde el mercantilismo se mide en conquistas. Hoy en día, en estos livianos días de espíritu que rodea al mundo, lo más importante es el rédito que se consigue. Desde ese simple concepto se aceptan decisiones que no serían las mismas de no mediar aquellas medidas a las que señalamos como culpables de un final viciado.
 
Las grandes marcas, empresas de comercialización con el único objetivo de emprender un negocio redituable, ejercen continuamente presiones en defensa de sus valiosos intereses. Desde su particular punto de vista, justificado por lo ya expuesto, uno debe aceptar el desenlace elegido.
 
Este fin de semana y hoy, en lugares distantes geográficamente miles de kilómetros uno de otro, hemos sido asistentes a hechos singulares que la razón de algunos contradice lo que sentimos otros con lo acontecido en el Gran Premio de F1 en Austin, Texas, y en Londres, Inglaterra, con la entrega del premio ‘The Best’
 
 
Dependiendo de la vara con que se mida, uno podría estar de acuerdo, o no, con que el holandés Max Verstappen mereció subir al podio estadounidense en detrimento del finlandés Kimi Raikkonen. Su adelantamiento sobre el final mismo de la carrera debió ser analizado por la imparcialidad que otorga la pureza competitiva y haber tenido en cuenta factores como, por ejemplo, que Raikkonen difícilmente le deja lugar para sobrepasarlo cuando el de Red Bull era evidentemente más veloz que el de Ferrari.
 
En el otro acontecimiento destacable de la semana, en el London Palladium de la capital inglesa, Cristiano Ronaldo acaba de ser nombrado por segundo año consecutivo como el justo vencedor de un premio que valora, o debería valorar, la real calidad en el mismo estado de pureza que destacábamos anteriormente.
Dudar de los códigos morales no estaría bien, pero desconfiar de la propia consideración de quien es mejor deportista en su propia esencia, también lo es.
 
Más de lo mismo, en Texas quedó Kimi Raikkonen por delante de Max Verstappen y en Londres Cristiano Ronaldo fue galardonado como mejor futbolista por delante de Lionel Messi. Deberíamos aceptar, con honestidad, que hay distintas maneras de premiar en el deporte.
 
Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!