Horarios

Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: Mercacredit vs. Sizam

MADRID, España.- Cuando en diciembre del año 1970 en el antiguo campo del Boetticher, en Villaverde, Rafael Ruiz Muga organizó el primer partido de fútbol femenino entre el Mercacredit y el Sizam, nadie hubiese previsto -excepto el mismo Muga y algunos ‘ilusos e ilusas’ más de aquella época- que este presente con futuro incierto, pero lleno de esperanzas, estaría tomando un camino de tantas variadas directrices por resolver.
 
Medio siglo más tarde, aquellas ideas del precursor extremeño se encuentran con una actualidad que merece ser puesta en perspectiva en toda su extensión y analizada desde muchos ángulos. Este ‘ejercicio’, nos permitirá evaluar un devenir que no sólo tenga una arista deportiva para ser sometida a juicio, sino otras tangenciales para tener una visión más acorde con la realidad que sería bueno observar.
 
Tener clara la finalidad es partir con ventaja, y teniendo en cuenta que los objetivos, más allá del juego en si, no pasan tan alejados de los que en el fondo persigue el fútbol masculino, el enfoque económico se hace una obligación para destacar porque desde allí parte toda la temática.
 
Debo decir, sobre todo, que me encanta el fútbol en cualquier versión. Cuando alguien se entrega a este deporte, la conducta de observación pasa primeramente por lo lúdico. Es de hacer notar que el análisis, luego, sólo se vuelve obligatorio cuando se hace un alto en el camino para pensar adónde se dirige la aspiración y la intención del propósito principal.
 
En este caso, el avance del fútbol femenino tiene, para algunos de nosotros, connotaciones que nos obligan a pensar en aquellos momentos de pausas que nos trasmiten los mensajes del entorno. Es allí cuando nos vemos empujados a evaluar intereses. influencias y métodos para llegar a la conquista de un objetivo, porque todo proceso de logro tiene alternativas basadas en la persecución de un motivo.
 
Las presiones actuales desde la rama femenina y toda la parafernalia que debe ponerse en movimiento para la consecución de una finalidad, comienzan a descubrirse ahora tras los pasos a que indefectiblemente se llega una vez puesta la maquinaria en marcha.
 
Las exigencias salariales, la equidad de los espacios, los tiempos de prioridades y las formas protagónicas, entre otros parámetros menores, comenzarán a ser cada vez mayor moneda común de cambio para medir poderes. Nadie sabe en qué momento esto pasará, pero sí que irremediablemente ocurrirá. Rafa Muga marcó hace 50 años, con aquel Mercacredit vs. Sizam, la historia que tarde o temprano despertaría a la realidad que ya no tiene vuelta atrás.
 
Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!