Horarios

Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST

Martín Onti: Lo que todos callan

El mundo que circunda al balón vive disfrazado de mentiras que ellos, los que flotan en la superficie de las conveniencias, llaman ‘piadosas’. Bajo el lema que se fijan para darle validez a la falacia, encubren el engaño y se empeñan en el que la gran mayoría del circo que rodea a este espectáculo en que se ha transformado el  fútbol, pueda pasar de puntillas sin hacer olas.

Y eso puede dar sus resultados, porque cuando estos procederes son avalados por las masas que siguen las grandes decisiones todo pasa a depender del prisma con que se trasmita un hecho. Muchas son las variables que inciden en ese objetivo en el que todos estamos implicados. Aficionados, medios, organizadores y protagonistas, ya no podemos escapar tan fácilmente al montaje sin que el que se atreva a intentar lo contrario no salga dañado de alguna manera.

Pasiva o activamente, en el ámbito del silencio que a cada quien le pertenece, todos conocemos la verdad, el análisis de ella en público es otro tópico. Sabemos quién es quien, y por muchos pruritos que acatamos dentro del sistema –por eso también tenemos parte de culpa- siempre terminamos otorgando razones dibujadas por la conveniencia.

Al margen de los grados de error que aceptemos o rechacemos, la opacidad y la relatividad que contiene este juego como medio de entretenimiento de multitudes, nos amparará siempre para transar con los más y los menos de una realidad que no dejaríamos pasar en circunstancias donde no dependiésemos de quienes gobiernan este mundo del fútbol.

En general, las ligas europeas, las más consagradas deportivamente hablando y económicamente establecidas, tienen un parámetro que no tiene forma de ser violado sólo con la pelota. El poder que las inversiones otorgan a unos cuantos elegidos, les pone en la casilla de los selectos y en condición de pelear por un objetivo afín al poderío que ostentan.

Pensar en otras alternativas, se remite al capítulo de los sueños que cada institución menor comparte con sus aficionados. En muchos lugares de España, toda la infraestructura de contención afectiva depende de la marcha de su club. Amen de los ingresos a los estadios, las reuniones, los bares, las peñas de simpatizantes, las ventas de camisetas y souvenirs montan un negociado que prioriza la ignorancia ante el dolor de pensar. Solo divertirse sin cuestionarse en demasía, está establecido como condición primaria para sobrevivir en lo lúdico.

Sólo el Real Madrid, el Barcelona, y en menos ocasiones el Atlético de Madrid, pueden permitirse esquivar las premisas de la obediencia. El resto siempre deberá acatar a menos que salte la banca y un Valencia, un Sevilla, un Athletic de Bilbao o una Real Sociedad resulten los bendecidos por las circunstancias causadas, si así sucede, por un mal mayor. El último parte de prensa del Barça leído hoy por Ronald Koeman lo ha dejado muy claro.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!