Horarios

Martín Onti: Lo más granado de Europa

MADRID, España.- Cada día me sorprendo más de los recursos a los que acude la mente para satisfacer la decepción. Valoro eso sí, la valentía de aceptar los acontecimientos como son, sin excusas y yendo directo al punto. Las cosas por su nombre y desprovistas de esas mentiras que ni de piadosas serían aceptadas por una mente bien amueblada.

Haciendo un repaso al fin de semana de fútbol en Europa, me parece loable en muchos sentidos la actitud de Ole Gunnar Solskjaer tras el partido de su equipo, el Manchester United, ante el Everton por la jornada 36 de la Premier League. El técnico noruego de los Red Devils lejos de dar justificaciones del pésimo juego de su equipo por la derrota en Goodison Park, no tuvo ningún prurito en calificar de injustificable, siquiera, una explicación del mal juego de los suyos.

En una liga que todavía mantiene el interés por saber quién será el campeón de la temporada, el Liverpool de Jurgen Klopp y el Manchester City de Josep Guardiola continúan cabeza a cabeza por decidir la supremacía en, por lejos, el fútbol más competitivo e interesante de la presente campaña europea… de allí la valoración que le damos a las declaraciones de Solskjaer.

Similar en sus condicionantes deportivas, la Bundesliga germana muestra al candidato de siempre en búsqueda de su siguiente corona, excepto que esta vez el Borussia Dortmund le hace un poco de sombra. Despejemos las ilusiones, porque sobre el final del torneo la situación amenaza con regresar a lo acostumbrado y el Bayern de Múnich aparece como el candidato sempiterno.

A unos cuantos kilómetros de distancia, en París, el PSG galo certificaba su campeonato con un buen triunfo ante el Mónaco con un hat-trick de su estrella Kylian Mbappé. Nada que decir, otra que esos casi 20 puntos de ventaja a su inmediato perseguidor le dan a esta Ligue1 un desinterés pronunciado desde hace muchas jornadas.

Más de lo mismo en Italia, con una hegemonía de continuidad preocupante por parte de la Juventus, donde la victoria y el festejo de los de Massimiliano Allegri ante la Fiorentina terminó con un suplicio para los cada vez menos entusiastas amantes del fútbol italiano, de esos raros especimenes que quedan en la actualidad en algún rincón del globo terráqueo.

En España, ya ni la acostumbrada bipolaridad de LaLiga, o tripolaridad según se le ocurra ponerse de acuerdo a los dos grandes de la capital, entusiasma a los aficionados. A falta del estoque final, el trofeo está siendo lustrado para ser presentado en el Camp Nou mañana o el sábado, al margen de lo que puedan vender cada uno de los goles de Karim Benzema y los rumores en el Real Madrid.

La gente crece en conocimientos y la camiseta ya no es suficiente tentación para atraer incautos. Las peras o manzanas, todas ellas, no se pueden colocar en una misma canasta. A lo mejor si se entiende el espectáculo con mejor distribución de los productos, las riquezas se equilibrarán de cara al negocio para que todos salgamos ganando lo nuestro.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!