Horarios

Mié.Sep.29 12:55 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Foto: Getty Images

Martín Onti: Lazos amarillos

BARCELONA, España.- En el bolsillo, escondido entre su ropa, en los calcetines o en sus calzoncillos, como sea menester, pero, Josep Guardiola llevará el lazo amarillo en señal de rechazo al gobierno español y en apoyo a los encarcelados secesionistas catalanes actualmente en prisión. Todos ellos, abogando por la independencia de la República de Cataluña se abrazan a un símbolo que representa su sentir político y que les identifica a través de la vidriera expositora que es el fútbol y con la imagen del exitoso técnico del Manchester City inglés como estandarte de lucha.
 
Bien, no andaré por la acera del beneplácito ni por la del repudio, pero, se me hace lógico, con números en mano, destacar el sentido negativo que en toda Europa, y diría en gran parte del mundo, este problema está significando para el FC Barcelona como institución, sin contar lo desfavorable que está resultando esta movida política para la economía de la región.
 
 
 
 
La disminución de los aforos al Camp Nou desde aquel 1º de octubre en que se debía celebrar exitosamente el famoso Referéndum -día en el que el Barça jugó ante Las Palmas a puertas cerradas- la entidad que preside Josep Maria Bartomeu se ha visto perjudicada por una marcada disminución de aficionados al estadio del Barrio de Les Corts que ha comenzado a preocupar en Can Barça y sus alrededores.
 
Como un signo que representa el desinterés, de al menos turistas que llenaban anteriormente las gradas azulgranas, uno debe analizar el porqué de tales ausencias, o mejor dicho de las disminuciones en las visitas al establecimiento blaugrana, la merma de compras de la mercadotecnia culé, las entradas a los partidos del Barcelona y ese desinterés que se nota cuando de aporte económico se trata por parte de la gente en general hacia la entidad catalana.
 
Podrá continuar Guardiola con sus lazos amarillos, Gerard Piqué con su propaganda política en favor de una idea independentista, Sergi Roberto, Xavi Hernández desde el exterior, y todo aquel simpatizante del Barcelona que imagine que le hace un favor a Cataluña usufructuando la camiseta del ‘Més que un Club’, pero, lo que las estadísticas arrojan es mayoritariamente la disminución de un interés futbolístico que no debe ser negociable más allá del balón.
 
Entendible, o no, a la mayor parte de vestuario del Barcelona no le interesa lo que ocurre con la independencia catalana, esa es la verdad. Máxime teniendo en cuenta que en la alineación más titular, y la segunda también, la gran mayoría, a excepción de Piqué y con esfuerzo Sergi Roberto, abogan solamente por la idea de jugar al fútbol... y nada más.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!