Horarios

Dom.Sep.26 1:30 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

Martín Onti: El eslalon de Dembélé

MADRID, España.- Ante todo, necesito preguntarme varias veces qué partido he visto yo y qué partido han visto los demás. El Camp Nou entero, como enceguecido y poseído de esa sed de venganza contra ‘algo’ relacionado a la dolorosa frustración de Champions League, aplaudía a rabiar a Ousmane Dembélé por su actuación frente a un desconocido y sorprendido Villarreal. 
 
Yo prefiero ser cauto por lo que observé durante el juego, y también con las críticas halagüeñas hacia el delantero francés. Sí debo aceptar que quedé maravillado por esa magia que jamás desaparecerá entre Iniesta y Messi, por la entrega y sacrificio de un Rakitic cada día más jugador de equipo, por la profesionalidad de un Jasper Cillessen tan buen portero como Ter Stegen, y para nada sorprendido del cansancio obvio que acusan Piqué, Busquets y Suárez. Pero, lo de Dembélé es algo que necesita compostura analítica.
 
 
 
 
El atacante galo tiene atributos físicos y técnicos que no podría dejar de reconocer. Anoche, ante los de Javi Calleja, Dembélé demostró precisamente eso, en su, quizás, mejor partido desde que arribó a Can Barça el ‘Mosquito’ cumplió con las premisas mencionadas conduciendo el balón en eslalon a casi 29 kilómetros por hora con aportes de quiebres de cintura y recortes de crack que le avalan como un muy exquisito futbolista. Todo eso le sirvió para engañar al sistema externo, pero no a quienes entienden verdaderamente de qué va el juego del Barcelona.
 
Estratégica y tácticamente, su labor deja mucho para la duda. Valverde lo sabe y falseó una alabanza sobre el juego de Dembélé que no fue tanto. No digo que con el correr del tiempo el delantero francés no pueda ser importante en el andamiaje culé, sólo sostengo que su producción actual no es lo que el Barça precisa para formar una línea ofensiva titular con él en este momento, y que los elogios desmedidos no le hacen precisamente un favor si se enamora equívocamente de ellos.
 
Lo loable ha sido, eso sí, ver cómo todos sus compañeros, incluido Messi y su técnico, le brindaron un apoyo incondicional. Nadie en el Barça, quizás también por la ligereza defensiva con que se presentaba el Villarreal, le llamó la atención en varios errores tácticos que ponen de manifiesto que Dembélé necesitará trabajar mucho para alcanzar un ADN que, evidentemente, no es el suyo.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!