Horarios

Martín Onti: El dolor sin silencios

Nadie puede evitar el dolor en alguna etapa de su vida. Este llega por el hecho de desandar los días sin que se pueda hacer mucho para evitarlo. No es grato darle la bienvenida al dolor porque seríamos unos ingratos con nosotros mismos aceptándolo por placer. Sólo recibirlo como un paso más de nuestra existencia y combatirlo en silencio con las herramientas que podamos tener cada uno se me ocurre como buen paliativo.

Para hoy, a la altura que lean esto, cada cual se habrá enterado de las declaraciones de Diego Maradona sobre Lionel Messi. Justo en una semana en que gente cercana al fútbol haya remarcado al actual capitán del Barcelona y de la Selección Argentina como el mejor futbolista de la historia. El mejor de todos, y eso incluye al actual entrenador de Dorados de Sinaloa en la liga de ascenso del fútbol mexicano.

Descubrir secretos de vestuario puede tener validez solamente para ensalzar aptitudes de quienes comparten un ‘lugar sagrado’ en la esfera que corresponda, no para lo contrario. El hecho de remarcar ‘debilidades’ en el código de algunas personas sirve únicamente para desagraviar las actitudes de dicha persona, porque estas le dejan al descubierto de sus falencias humanas. Algo que no tiene defensa ante los ojos de la justicia espiritual.

Sí, pongamos que Messi debe ir al baño 20 veces antes de entrar al campo de juego. Un tema que no es ajeno a muchos de los que seguimos el fútbol en España. Podría asegurar que el grupo de periodistas deportivos que en ocasiones hemos estado en contacto con el Barcelona -ya sea entre las paredes del Camp Nou o en el verde abierto de San Joan Despí- conocemos estos detalles, y a pesar de tener el tema elementos para hacer una nota en la dirección que Maradona la sugiere, jamás se lo ha intentado más allá de comentarlo sin la crucial importancia que el capitán argentino del ’86 le otorga.

Han existido enemistades en vestidores, ha habido temas mucho más pesados y límites que provocaron cambios radicales en un plantel, decisiones que involucraron pérdidas que debieron ser asumidas por el bien de las instituciones y de aquellos protagonistas enfrentados, sin embargo pocas veces el rumor ha ganado la calle por el bien del fútbol y sus partes. Códigos son códigos.

Anécdotas uno tiene a raudales, pero no pertenecemos a la editorial de una revista de entretenimientos sensacionalistas, de novelas rosas, ni menos al fuego que genera un caldo de sinrazones alrededor del fútbol. Lo que pasa en el ‘sagrado lugar de los secretos’ allí debe quedarse. De nada le valió a Judas Iscariote delatar a Jesuscristo e intentar reivindicarse, porque ni el grito ni el silencio salvaron jamás su esencia humana. 

Maradona mejor que nadie, debería saber que una cosa es el rectángulo de juego y otra, muy distinta, la amplia pradera del exterior en la que los errores se suelen pagar a un coste de precios insondables y en donde los verdaderos hombres calman su dolor sólo con el silencio.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!