Horarios

Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Mié.Nov.04 12:00 AM EST

Martín Onti: Ejes de juego

DORTMUND, Alemania.- En el amistoso de ayer entre esta nueva Alemania que intenta construir Joachim Löw y la incongruente, por momentos, Argentina que continúa entrenando Lionel Scaloni, se han podido observar tendencias del juego que se basan en el respeto a los ejes del mismo. 90 minutos para entender propuestas e ir comprendiendo intenciones con las que identificarse, aceptando, al fin y al cabo, que en el fútbol sólo predomina un objetivo, y ese no es otro que ganar. 
 
Hubo, podría decirse en ese argot del periodismo deportivo que busca quedar bien con Dios y con el Diablo, un tiempo para cada uno. Pero, mucho más por culpa del otro que de uno mismo. Los germanos se quedaron con la supremacía de la primera parte y los argentinos con la de la segunda, ambos ejecutores y directos culpables para que así fuese.
 
Sin embargo, mucho más allá de achacar culpas a los europeos o a los sudamericanos, estas deberían encallar en las ideas universales de lo que el fútbol ha sido siempre. Vestido de lateralización o profundidad, el juego apunta a la imposición, a todo nivel, de un equipo sobre el otro, y en ese amplio boulevard del medio ambos contendientes hicieron su aporte.
 
En ese majestuoso estadio, el Signal Iduna Park, que es la casa del Borussia Dortmund, la lateralización, esa horizontalidad con que algunas escuadras intentan someter a sus adversarios, no le sirvió ni a Alemania ni a Argentina para dominar el partido. La señal de poderío la dio la profundidad, ese eje vertical hacia la portería adversaria que, sin importar las formas en que se propone, es la esencia de este juego.
 
Lo dejaron en claro los hombres de Löw en los primeros 45 minutos con un fútbol más acorde a las formas originales del juego teutón, y también los de Scaloni lo condujeron en la segunda mitad, aunque más en base a las facilidades que brindaron los locales. Nunca nadie juega solo. Argentina le entregó la iniciativa a Alemania de inicio y lo contrario sucedió a medida que se acercaba el final del encuentro.
 
Continúa abierta, en cierta forma, la disyuntiva de los ejes aunque no esté exenta esta de detalles de estrategia y táctica. El eje lateral o el eje profundo son la elección para imponer una gestión futbolística que continuará siendo discutida. Anoche en Dortmund la batalla la ganó, una vez más, el fútbol del eje profundo sobre el eje lateral sin que la guerra haya terminado aún.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!