Horarios

Mar.Nov.24 12:00 AM EST
Mié.Nov.25 12:00 AM EST
Jue.Nov.26 12:00 AM EST
Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST

Martín Onti: Decisiones riesgosas

MADRID, España.- No ahondaremos en el problema familiar que ha llevado a Luis Enrique Martínez a renunciar a la conducción del seleccionado español. Ya no viene a cuento la decisión del técnico asturiano en la toma de una medida que debe haber significado bastante para él. Teniendo en cuenta los acontecimientos, sólo me atreveré a decir que es de agradecer el esfuerzo que ha hecho para ver si podría haber continuado con sus tareas en el medio de un serio inconveniente. 
 
De lo que se trata ahora es de poner en perspectiva la asunción, o continuidad de acuerdo a cómo la veamos, de Robert Moreno al frente de “La Roja”. No deberíamos dejar pasar el tiempo sin más y buscar, a través de lo que esté al alcance de nuestras intervenciones, una opinión que sea interpretada como válida con la sana intención de sumar en un momento no muy agradable para la familia de la Real Federación Española de Fútbol.
 
Aquí, pienso, no se trata ya de juzgar los conocimientos futbolísticos del reconsiderado director técnico de la Selección de España. Se trata más bien de analizar méritos que los estrategas hacen a través de sus carreras para ocupar posiciones de alto rango como es, en este caso, dirigir a un combinado nacional de reconocida trayectoria como lo certifica el triple campeonato europeo que ostenta -1964, 2008 y 2012- sumado a una Copa del Mundo obtenida en Sudáfrica 2010.
 
Haciendo las salvedades correspondientes, debe comprenderse que Robert Moreno puede almacenar depósitos completos de información y horas innumerables de estudios futbolísticos; años de sentarse frente a videos y desmenuzamiento de estrategias correspondientes; tiempo de extrema validez en compañía de quienes conocen el fútbol de memoria; lecturas, entrenamientos a sol y sombra agregados a su valioso curriculum como ayudante de estrategas como Luis Enrique, de quien fue un estrecho colaborador en sus tiempos del Celta y el Barcelona.
 
Sin embargo, lo que seguramente no podemos, ni debemos, obviar, es la experiencia que requiere un cargo con la responsabilidad que conlleva dirigir a una selección consolidada entre las mejores del mundo como es la española. En este punto Robert Moreno puede ser la mejor persona del planeta, con una disposición y entrega sublime, pero no creo que esté preparado en el terreno de la práctica como un entrenador constatado para afrontar un desafío tan demandante a todo nivel como este.
 
La exigencia es máxima y el riesgo viaja en paralelo. Hay situaciones en las que no se puede innovar porque el fracaso se paga caro en ciertas ocasiones y, todos sabemos, ser el director técnico de la Selección de España no es una probatura de alternativas con fines altruistas. La bondad de quienes deciden tiene que pasar por la razón y no por el sentimentalismo. Si tenemos en cuenta que los mismos personajes se equivocaron en una situación muy similar, no hace mucho, en vísperas de la pasada Copa del Mundo de Rusia 2018, la respuesta está muy clara.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!