Horarios

Sáb.Sep.18 9:55 PM EDT
Dom.Sep.19 11:00 AM EDT
Dom.Sep.26 1:00 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT

Martín Onti: De Andrés Iniesta a Neymar con cariño

MADRID, España.- Ayer mismo escuchaba atentamente unas declaraciones de Andrés Iniesta en una entrevista muy especial por momentos. Junto a Manu Carreño, quien dirige ahora el popular programa deportivo El Larguero, el capitán del Barcelona compartía ante nosotros, sus seguidores de toda la vida, las facetas que no nos resultan extrañas en un tipo como él. Amable como de costumbre y con ese saber estar sin ser protagonista, Iniesta nos dejaba indicios de una carrera que aún tiene a media España pendiente de lo que hará en su futuro inmediato.
 
Sí, ¿a quién no se le ha ocurrido que la insipidez del fútbol de China es una posibilidad sin comprensión posible para gente como nosotros?.  Seguro que lo es. Sin embargo, en el amplio callejón de la relatividad que un segundo de decisión pone en la mente de quien toma una medida límite, que Andrés llegue al balompié asiático no es una quimera hasta que esta no pueda sino dejar de serla por su propio peso.
 
En la entretenida charla radial, Iniesta dejó medianamente claro, aunque entre líneas, un sinfín de temas sujetos a interpretaciones personales y otro tanto abiertos a la comprensión de quien le conoce menos. Dependiendo de qué tal se lo comprenda al mediocampista manchego, uno puede arriesgar más o menos con respecto a sus expresiones para hacer centro en el mensaje que busca él dar.
 
Habló un poco de todo, e inclusive al borde del llanto estuvo al escuchar comentarios de la gente en la calle que le rogaban que se quedara en el Barça. La selección de España, su club de toda la vida, sus compañeros y excompañeros, sus adversarios, su familia, su presente futbolístico, su recientemente hilvanado futuro como técnico, y hasta de esos emprendimientos laborales que bien podrían significar un importante cable a tierra para aquellos días en que le extrañaremos si definitivamente se aleja del fútbol.
 
Con el tiempo uno va entendiendo más que las palabras de este gran futbolista, sus silencios. Cuando Iniesta pausa su voz, o su mirada, hay un vocabulario que pone palabras sobre la mesa sin necesidad de expresarlas. Nadie puede definir a Lionel Messi mejor que el mutismo del 8 azulgrana, ni nadie tampoco despreciar y sentenciar a Neymar como sutilmente, y hasta con cariño, lo hizo Andrés.
 
Hay personas que hablan de alguien, o callan, lo mismo da, que lapidan sin maldad y con verdades que no pueden ser silenciadas. No vale, en ocasiones, tratar de ser un buen chico, simplemente porque los actos tienen palabras que se expresan a voces y con el lenguaje que sea menester hacerlo para entender la esencia, esa que no engaña en el astro brasileño. Igual, Neymar será Neymar hasta nuevo aviso o hasta su propia eternidad.
 
Iniesta conoce bastante bien al por ahora atacante del PSG galo, y ahora el mundo del fútbol también. No tiene esto porque apenarnos si entendemos que esto sólo es parte del juego que se precisa para andar por ese mundo circense que viaja en paralelo a la otra gente, a los que son como Andrés Iniesta por ejemplo.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!