Horarios

Martín Onti: Contra el pan y circo

En principio nos parecieron un tanto desubicadas y agresivas las palabras de algunos personajes del fútbol español, cuando prodigados contra ciertos periodistas deportivos les acusaban de ejercer la profesión desde puntos de vistas que no contemplaban el conocimiento del juego. Un poco de circo, como alimento para el hambre de un aficionado necesitado de chismes futbolísticos, había sobrepasado los límites admisibles de la charlatanería y era hora de poner coto a las desmedidas críticas con sabor a sensacionalismo barato.

Podríamos decir que el ejemplo que hace algunas temporadas iniciara el técnico portugués José Mourinho, sobre todo en su etapa en el Real Madrid y con continuismo ahora en el Manchester United, ha servido para que otros colegas relacionados al ambiente de la pelota, iniciaran también sus lógicas quejas hacia quien en esta profesión está más por la tarea de entretenimiento fácil que en la de fundamentar con conocimientos las preguntas al entrevistado.

Le siguieron en esa temática de hacer valer sus posturas desde la perspectiva futbolística, entrenadores como el actual seleccionador español Luis Enrique Martínez y el bético Enrique ‘Quique’ Setién, quienes apostaron por desenmascarar a periodistas deportivos más preocupados en un sensacionalismo vendedor que en el análisis del fútbol mismo, y esto llamó a una realidad que hoy inquieta pero que abre un paréntesis repleto de lógica que no deja de estar bien vista por los entrevistados.

En la misma línea, pero dentro del gremio de los jugadores, surgió Gerard Piqué y más recientemente Isco Alarcón negando una contestación a una pregunta doble intencionada, o Marcelo acusando de manera más clara y directa a una ronda de informadores de un marcado desconocimiento del juego. Sólo por nombrar a los más valientes de la plaza.

Humillantes acusaciones que dejan a cuadro a todo un colectivo que en cierta forma entrega, de cara a la vergüenza, a un compañero al ser señalado con cierto fundamento y que a ojos de los juicios finales no le otorga alternativas al descrédito o a la mentira.

Es cierto que España, y muchos países más, viven de las noticias de interés comercial, de lo que llama la atención dentro de una profesión como el fútbol, donde el chisme sirve como un pasatiempo y que es parte de las noticias de actualidad que entretienen a un sector de la población y que a la vieja costumbre de los imperios antiguos necesitaba el pan y el circo de cada día para no pensar en lo que de verdad importa. Sin embargo, hay límites que no deben quebrantarse para la salud y el fortalecimiento de la realidad a la que debería apuntar el fútbol.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!