Horarios

Martín Onti: Caprichos innecesarios

A esta altura de la ‘guerra’ entre el seleccionador español y Jordi Alba, si existe alguna guerra que declarar abiertamente, el lateral del Barcelona ha ganado cada batalla disputada. Nadie, excepto el técnico asturiano, acepta la testarudez de persistir en no convocar a la selección nacional al futbolista catalán para una demarcación que desde hace mucho tiempo tiene nombre y apellido.

En la posición de lateral izquierdo, toda vez que Luis Enrique Martínez ha citado a alguien desde que asumió el mando de la Selección de España, nadie ha rendido por sobre la capacidad del zurdo defensa azulgrana. El capricho innecesario del entrenador de ‘La Roja’, cerrándose en banda con su insistencia ridícula, comienza a dejarlo desprovisto de excusas frente al consolidado y regular rendimiento de Jordi Alba, sin que quiera esto significar que uno gana y el otro pierde.

Transformado por el propio estratega en una cuestión personal -no se puede pensar ya en otra alternativa a tenor de lo que dictan las circunstancias- la convocatoria de este próximo jueves será la que dictamine el juicio de mucha gente que espera la lista de jugadores para saber quiénes enfrentarán en esta venidera ventana FIFA a Croacia, en Maksimir, el día 15 de noviembre y a Bosnia y Herzegovina el 18 en Las Palmas de Gran Canaria.

No entraremos en cuál ha sido el desentendido que, evidentemente, han tenido Luis Enrique y Jordi Alba. Sabemos que existió un desacuerdo entre ellos cuando el hoy conductor de España dirigía al Barcelona. Que donde manda capitán no manda marinero y que por ello el lateral izquierdo pagó las consecuencias tanto en el conjunto blaugrana como este periodo inicial en el combinado nacional. 

Sin embargo, y visto lo visto con José Luis Gayá, Marcos Alonso y algún que otro improvisado en el puesto, no se hace difícil estar en desacuerdo con el encargado de devolver a España al lugar que en algún momento merecidamente estuvo bajo la noble conducción de Luis Aragonés y de Vicente del Bosque.

Hay ocasiones en que los egos deben descansar en el armario, bloqueados con llave y cadena si es necesario. Por lo tanto, Luis Enrique Martínez debe comprender que por el bien del fútbol español debe ser objetivo, velar por el mejor rendimiento de España aparcando sus caprichos personales y, claro está, Jordi Alba también los suyos. De no ser así, la delgada línea del entendimiento se habrá roto para mal de ellos mismos y para el del fútbol español por añadidura.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!