Horarios

Mié.Nov.25 12:00 AM EST
Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Martín Onti: Adiós Cosmos

Martín Onti: Adiós Cosmos

NUEVA YORK, Nueva York.- El gran ‘Romerito’, me refiero al paraguayo Julio César Romero que en algún momento supo vestir la camiseta del FC Barcelona, me comentaba hace algunos años acerca del entusiasmo que sentía en su momento por el hecho de haber sido parte de aquel sueño americano llamado Cosmos. Un proyecto que comenzaba a querer ser una palpable realidad en la década de los 70`s y que hoy, con su desaparición, vuelve a ser parte de un doloroso presente.

Aquel, era un equipo que apuntaba a ser el referente de un nuevo deporte para Estados Unidos aprovechándose del fútbol y del auge de un nuevo negocio que un nuevo balón redondo abría en este país. El Cosmos creaba en el año 1971 un club líder para abrirse un camino deportivo-mercantil a través de la idea gestora de Ahmet y Nesuhi Ertegün, dos ejecutivos de la discográfica Atlantic Records, y del presidente de Warner Communications, Steve Ross.

La conquista de 5 campeonatos estadounidenses en aquellos tiempos, llevó a Steve Roos a invertir en grandes figuras que estaban ya en los últimos años de su carrera profesional, pero, que le daban un brillo especial de cara a los aficionados más acostumbrados a estas glorias en declive que a nuevos valores emergentes y desconocidos para un público que poco le preocupaba el fútbol. 

Estrellas mundiales como Pelé, Franz Beckenbauer, Carlos Alberto, Giorgio Chinaglia, los Johan, Neeskens y Cruyff, el mencionado Julio César Romero o Roberto Cabañas que supieron vestir la camiseta del Cosmos entre los 70 y principios de los 80, nada pudieron hacer para impedir el desinterés popular en un deporte que buscaba competir con el Baloncesto, el Football, el Béisbol y el Hockey sobre hielo. Todo un despropósito deportivo-comercial.

A pesar de aquellas renombradas contrataciones en la época de Ross, los esfuerzos del Cosmos fueron inútiles para afianzar un equipo de éxitos comerciales -que de ello se trataba- y que fracasaba constantemente en ese intento, como que tampoco en tiempos contemporáneos, y a pesar de sus logros en la secundaria NASL por detrás de la MLS, los fichajes de ilustres como Raúl González Blanco o Marcos Senna pudo darle el suceso económico que pretendían su propietario Paul Kemsley y su presidente Seamus O´Brien.

Esta nueva desaparición del Cosmos, que promete ser la definitiva, nos deja al menos con ese recuerdo grato que nos remonta a los días de viejas glorias, algunas ya fallecidas como Carlos Alberto, Chinaglia y Cruyff, y que aún revolotearán alrededor del sueño que se inició en el país de un juego por siempre, e injustificadamente, llamado Soccer.

Sígueme en Twitter en @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!