Las celebraciones azulcremas son un mal que ya generaron conflictos en el Viejo Continente.