El alemán, de 23 años, procedente del Wolfsburgo por 38 millones de euros, fue presentado con la plantilla parisina.