El brasileño robó la atención tras posar con la intérprete, mientras en el PSG se podría armar un caos.