Horarios

El brasileño se cansó de esperar y tomó la palabra provocando un auténtico terremoto en el conjunto parisino.