Se cocina el regreso del brasileño a la Ciudad Condal, pero en París no esperan perderle nada, ¿pagarán por el brasileño?