A pesar de tener 21 años, este jugador cumple su sueño de jugar en el Viejo Continente y lo hace con un detalle muy latinoamericano.