Martín Onti: El verdadero dueño de Mbappé

PARÍS, Francia.- Decididamente ni Kylian Mbappé ni su padre Wilfried alcanzan a entender todavía de qué se trata este mundo de los negocios. El fútbol estimados amigos, es un juego que viene a ser, quizás, el mejor remunerado por el fácil y rápido acceso a contactar con la riqueza si se poseen las condiciones futbolísticas necesarias. Pues bien, a día de hoy, este es el caso del actual atacante del Paris Saint-Germain.
 
Pongamos en perspectiva el caso de Kylian Mbappé para tener la mayor claridad de opinión que merece este tema. A nadie escapa la excelencia de su capacidad futbolística, basada no sólo en su sorprendente velocidad y técnica depurada con la pelota, sino también en el rápido aprendizaje que demuestra sin ella. 
 
Es cierto también que sus jóvenes 20 años cuentan a su favor para gestionar todo ese cóctel de aptitudes físicas-técnicas y aprovechar la coyuntura del momento para pensar en emigrar y hacer una interesante diferencia económica, prioritaria, para su representante Wilfried Mbappé, quien viene a ser su propio padre.
 
Hasta aquí, todo queda comprendido. Existe de parte del jugador, y no juzgamos las lógicas conveniencias en un futbolista con tan marcado potencial queriendo ir a un afamado equipo como el Real Madrid, un interés mayúsculo por salir del PSG en búsqueda de un sitio donde pueda progresar de acuerdo a lo que él mismo y su entorno inmediato perciben de la situación. 
 
En este capítulo, siempre hemos dicho que el fútbol francés, mejor dicho la liga francesa, tiene un nivel más parecido en expectativas deportivas y comerciales a lo que demuestra el empobrecido Calcio italiano de hoy e inclusive menor que la Bundesliga germana. Decidida y probadamente está también por debajo de las prestaciones que la Premier League inglesa y a LaLiga española otorgan, dos plazas estas en las que a cualquier jugador de la calidad de Mbappé le encantaría jugar.
 
El siguiente apartado, el más traumático de sortear a menos que todas las partes estén de acuerdo, radica en la imposibilidad de que Kylian Mbappé se enfunde en la camiseta del Real Madrid por dos razones de significativo peso financiero. 
 
La primera estriba en que el propietario de la entidad parisina, el jeque Nasser Al-Khelaifi, parece no querer vender al crack galo-camerunés-argelino. La segunda, y mucho más comprometida para el interés económico-deportivo de la familia Mbappé, pasa axialmente por la negativa de la firma comercial que les tiene atrapados con un contrato leonino al que no cederán. La ‘palomita’, con su impronta político-mercantil por bandera, no cederá ante ‘las 3 tiras’ y en ello radica la continuidad ‘carcelaria’, por ahora, del joven Kylian en el PSG del alemán Thomas Tuchel.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!