Horarios

Martín Onti: "El desinterés galo"

MADRID, España.- En eso se ha transformado hace ya un buen par de temporadas el fútbol francés. La Ligue 1 gala no cuenta más allá de sus fronteras con el interés que pueda despertar el juego que produce sólo el Paris Saint-Germain y su selectiva sociedad de muy buenos futbolistas. Uno ve semana tras semana el desarrollo de la misma, y no puede más que aburrirse con el resto de partidos donde no participe la entidad de Nasser Al-Khelaifi y, verdaderamente, muy poco más.


En un contexto marcado por el abrumador dominio de los dirigidos por el germano Thomas Tuchel, el PSG no encuentra adversarios de cuidado para hacer tambalear sus posibilidades de ser un eterno campeón hasta que las condiciones, económicas sobre todo, cambien en el fútbol francés.

Las condicionantes de un mercado que obedece a las proporciones de aportes inversionistas en la consecución de las plantillas en Francia, y en el mundo entero, cada día se hace más obvio en las resultantes que las estadísticas nos dejan ver del otro lado de los Pirineos.

Al-Khelaifi y compañía saben lo que quieren en la búsqueda empresarial. Gestionan el producto de acuerdo a sus propósitos y recogen evidentemente los frutos de tales apuestas mercantiles devenidas en el poder de las instituciones, la del PSG en este caso, compitiendo en un torneo que sostiene un abismo de diferencia entre los del Parque de los Príncipes y el resto.


Mientras sólo se acepte el rigor de las reglas del juego que demanda el éxito en los considerados escenarios menores, dentro del marco europeo, instituciones como la de la capital francesa continuarán siendo el espejo en el que mirarse para medir los objetivos triunfalistas. El fútbol, visto desde un plano secundario, cuando debiera ser el principal, sólo responderá a la hegemonía que marcan los Edinson Cavani, Kylian Mbappé, Neymar Jr. y compañía en un ambiente de marcada mediocridad futbolística.

Sin embargo, y aunque se afiance exitosamente en el contexto local, las verdaderas ofertas de la gloria provienen de la Champions League y hasta tanto el PSG no se imponga en la mayor de las competencias del viejo continente, de nada servirán trofeos de cabotaje que sólo apuntan al desinterés como destino inevitable de una invitación soñadora.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!