A sus 33 años, el piloto alemán vive su último año en Ferrari, aunque su presente no luce alentador.