Horarios

Martín Onti: Black Lives Matter

MADRID, España.- Volvió a imponerse Lewis Hamilton en una carrera de Fórmula 1. Esta vez en su casa. El Gran Premio de Gran Bretaña le regaló un triunfo deseado. Diferentes serán la opiniones que generará esta conquista del piloto británico, que tuvo incidentes desde el inicio como para hacerse la pregunta de qué tan importante es la fortaleza política de una decisión dentro del círculo gobernante de la F1.

 

Desde el comienzo mismo, el ‘Tête a Tête’ entre Hamilton y Max Verstappen no dio ninguna señal de apacible final en esta contemporánea batalla entre ellos. Es posible que la dependencia de un concepto, y una postura, haga que la resultante de una opinión se transforme en un punto de vista amistoso hacia la escudería Mercedes Benz o, de lo contrario, en favor de Red Bull.

 

Idéntica perspectiva, además, nunca se debería despreciar por sobre la importancia del riesgo de una vida sin considerar los peligros en los que dos hombres comprometen a tantos otros, amén de sus propias humanidades. Esa, en el fondo, ha sido la impronta que nos ha dejado este Gran Premio en Silverstone.

Al cabo de un inicio en el que primaron vaya a saber qué criterios para sentenciar al inglés con sólo 10 segundos de penalidad tras el encontronazo que terminó con la carrera de Verstappen, sobre todo en una carrera que recién se iniciaba, las autoridades del Gran Circo temieron, quizás, priorizar que este tipo de accionar entre profesionales que saben medir los exactamente los centímetros entre el bien y el mal a 300 kms/hora, no debería estar permitido.

Lewis Hamilton, inquebrantable defensor de los derechos humanos a través de su simpatía con el movimiento Black Lives Matter, dio una sensación que no se podría comparar a los mismos valores que cuando se sube a su monoplaza de F1. Tampoco, en cierta manera, nos dio la impresión de que el neerlandés Verstappen lo intentara sobre el asfalto de Silverstone con su Red Bull. Y esto lo escribo porque considero que no se puede defender lo indefendible en los puntos oscuros que son tan claros.

Black Lives Matter sin ningún tipo de dudas, pero también las restantes vidas sin importar colores. En el accidente, Hamilton decidió seguir su curso sobre la pista en el candor de la lucha con Verstappen a escasa distancia del monegasco Charles Leclerc y del finés Valtteri Bottas, sin importarle más que ser el más ‘listo’ de la clase, y eso no se debe hacer. Los responsables deferían saberlo de memoria. Nadie está aquí para recordárselos.

¡¡¡Ahhhh!!!... al final volvió a ganar Hamilton, segundo terminó Leclerc en su Ferrari, y luego llegó el otro Mercedes Benz de Bottas. Poco parece cambiar en la F1 pese al interesante injerto del fin de semana. Por ahora, sólo ha cambiado el atrevimiento del monegasco en lugar del ‘sacrificado’ Verstappen.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!