Tras batir a Malta, La Roja volvió a Madrid para comenzar su preparación rumbo a su siguiente cotejo.