Horarios

Javier Tebas, President of Liga de Futbol Profesional during the Soccerex European Forum Conference Programme on September 10, 2014 in Manchester, England. (Getty Images)

Martín Onti: "Que Dios los encuentre confesados"

"La corrupción no está inserta en el fútbol". La prédica suena más a súplica que a realidad y así uno lo quisiera aceptar desde la pureza del juego, sin embargo, lo que sucede a diario no nos deja ser tan optimistas al respecto. Los casos que han sonado en el fútbol español, sin irnos más allá de las fronteras de la Liga de las Estrellas, no indica, a juzgar por lo visto, que estemos en condiciones de alabar el fútbol que gobierna Javier Tebas.
 
El presidente de la Liga de Fútbol Profesional, LFP, se debate últimamente entre el cielo y el infierno que significa regentear una verdadera Caja de Pandora, como es en lo que se ha transformado el balompié español tras los sonados casos de corrupción en la que se han visto envueltos equipos, jugadores, técnicos, dirigentes, y allegados a distintas instituciones del fútbol de España.
 
La lista es tan larga, profunda, y oscura, como el tema en sí. El manejo de situaciones paralelas al deporte del balón, el negocio en que deviene la utilización de esos medios en ventaja de ciertas facciones y personajes, ha ido, en los pasados meses, descubriendo aristas que conducen directamente al apaño de partidos que bien podrían orientarse al encarcelamiento de muchos culpables, si descubiertos convincentemente como tales.
 
 
Visto superficialmente el tema, la direccionalidad no admitiría ida y vuelta rumbo a la culpabilidad de ciertos implicados, pero, cuando uno se atreve a separar los gajos de la pelota muchos pequeños detalles aparecen para poner en perspectiva la permisividad con que se ha ido encubriendo el escabroso tópico durante mucho tiempo.
 
Las pruebas, los hechos corroborados en la intimidad de los pasillos del fútbol español, y que sólo algunas personas conocían sobre casos concretos, fueron encubriéndose en el ancho abanico que contemplaba el consentimiento de ciertos errores minúsculos que no debían alterar la grandeza de la liga que mejores dividendos económicos dejaba en las arcas de la LFP.
 
Hoy, la cada vez menos sostenible situación de desenmascaramiento de una trama corrupta en el fútbol español, huele mal, casi apesta, y los personajes involucrados en el hedor de la misma no encuentran resquicios para ocultar tanta miseria elaborada a la sombra de la permisividad de algunos, esos mismos sujetos que sólo pueden encomendarse a la gracia de que Dios les encuentre confesados, porque será el único que les podrá juzgar sin miedos.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!