Horarios

Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:30 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST
Futbolista de profesión

Martín Onti: Futbolista de profesión

MADRID, España.- Son pocos años los que tienen algunos profesionales del fútbol para disfrutar su carrera y todo lo que de esta obtienen. La fama, el buen pasar financiero, el reconocimiento de su trabajo, y eventualmente la gloria, llegan de la mano de muchos sacrificios que deben hacer para acceder a una vida tranquila, a esa inmediata vejez que les llega cuando apenas comienzan a transitar sus treinta años.
 
Cuando uno analiza la vida de algunos futbolista desde afuera, sin estar inmiscuido en sus día a día, la objetividad nos lleva a ver estrictamente sus trabajos con las obligaciones que tiene esta gente de élite, quienes tienen la fortuna de hacerse ricos en un muy corto tiempo, y es por ello que, por lo general, la profesión del jugador de fútbol se juzga con un criterio pragmático y superficial basado en lo que reciben a cambio de lo que entregan.
 
Muchos son los parámetros que hay que comparar y tener en cuenta para juzgar a este grupo de futbolistas. Para ello deberíamos entender que la gran mayoría de los chavales que triunfan debieron atravesar situaciones de difícil digestión sentimental cuando comenzaron con sus carreras deportivas: Separación del hogar familiar; Privilegio a la práctica del fútbol por sobre los estudios; Distanciamiento con amigos de la niñez; Un mundo de soledades; Mucho trabajo relacionado al balón, a la actividad física, y al orden alimenticio; Hasta en ocasiones, deben saber decidir por ‘corazonadas’ a quien acercarse para confiar… y astucia para alejarse de quien es saludable desconfiar.
 
Por todo esto es que, en tal caso, no se puede culpar a los jugadores íntegramente. No se les puede señalar porque sus vidas de adolescentes no hayan tenido la suerte de tomar las mejores decisiones en base a la débil posibilidad de hacerlo en sus años de pubertad, sin la experiencia que fueron adquiriendo con el correr de los años, puesto que esa responsabilidad no recaía enteramente en sus espaldas y sí en la de sus educadores que no les enseñaron convenientemente que eran futbolistas, no dioses.
 
De manera que hoy, acusar y señalar a Karim Mostafa Benzema por sus actos de ‘indisciplina’ urbana, social, y humana, aunque éste sea culpable directo de sus errores y único responsable de sus decisiones, lleva implícito un toque de atención para todos aquellos que no pueden comprender los orígenes del atacante del Real Madrid iniciado en la academia juvenil del Olympique de Lyon a sus 9 e inocentes años de edad.
 
OTRAS COLUMNAS:
 
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!